Cuando La Vida Nos Presenta su Cuenta

Imagen
Se cuenta de un abogado que vivió en Escocia que, en una ocasión, alquiló un caballo de un hombre pobre y tanto abusó del animal que éste murió. El hombre pobre insistió en que el abogado pagara por su caballo. El abogado no negó su responsabilidad y le dijo al hombre pobre que estaba dispuesto a pagar. - Pero - le dijo - en este momento estoy algo escaso de dinero y agradecería si me permitiera aplazar el pago.El pobre labrador, que era un hombre muy comprensivo, no tuvo inconveniente en dar al abogado un poco de tiempo para cumplir con su compromiso. Ante la insistencia del abogado de no poder pagar en tiempo muy cercano, el labrador le respondió que simplemente fijara él la fecha.

El Plan de Dios es Siempre Mejor

Hace años leí una historia acerca de un padre y un hijo. El padre, un granjero que era un cristiano extraordinario, no había tenido oportunidad de adquirir una educación muy elevada, pero quería asegurarse de que su hijo recibiese lo mejor. Cuando el hijo regresó de su primer año en la universidad, el padre y el hijo se encontraban debajo de un árbol, y el padre comenzó a interrogarle acerca de sus experiencias en la universidad.

El joven le dijo:

- Papá, he disfrutado mi primer año en la universidad, pero ¿sabes una cosa? He estudiado biología, filosofía y botánica y he aprendido cosas que me han molestado.

El padre sentía una tremenda curiosidad por enterarse de qué era lo que estaba inquietando a su hijo. Por tanto le preguntó: - Hijo ¿Qué es lo que te ha molestado tanto? 

El joven le contestó: - Padre, he descubierto que Dios ha hecho un mundo equivocado. Por ejemplo, mira este roble tan fuerte bajo el cual nos encontramos. Dios puso una pequeña bellota en él. Y mira a nuestra derecha esa enorme calabaza. ¡Dios la ha colocado en unos tallos frágiles! Yo hubiese puesto la calabaza grande en este fuerte roble.

Precisamente en aquel momento sopló el viento, y una bellota

cayó del árbol y le pegó al universitario en la cabeza. El chico pasándose la mano por la frente, miró a su padre y dijo:

- ¡Caray, papá, menos mal que no fue la calabaza!

- El plan de Dios es siempre mejor – dijo su padre - sus caminos siempre perfectos. Necesitamos aprender con desesperación a depositar nuestra confianza en él cuando no encontramos una respuesta. 

*******

¿Has pensado alguna vez que las cosas que has visto o te han sucedido en la vida no tienen sentido de parte de Dios?

La gente quiere echarle la culpa a Dios de todo, porque para ellos no tiene sentido de que ocurran las cosas. Muchos tratan de buscarle el sentido a las cosas que Dios hace o permite y terminan a veces no creyendo en que él existe. ¿Por qué ocurren tragedias, porque perdemos familiares queridos, aun siendo cristianos, porque permitió que un virus atacara la humanidad, etc.? Para todo lo que sucede en esta tierra o en la humanidad, piensan que Dios no tiene sentido.

Dios tiene un plan perfecto para todo. Él traza un plan para nuestras vidas. Somos nosotros lo que decidimos como vivir y que hacer con nuestra vida. Somos nosotros mismos quienes a veces interferimos y dañamos el plan de Dios para con nosotros. Si permitimos que él sea el manejador de nuestra vida, podremos ver las cosas de manera diferente. Pasa que muchos no quieren saber de Dios hasta que viene el problema o la desesperación. Cuando van al Señor quieren ser escuchados y atendido de manera inmediata. Y por cuanto no son complacidos en su petición piensan que Dios no tiene sentido ni es lo que muchos dicen.

Desde el comienzo de la creación, el Señor planificó todo día por día para darle lo mejor a esta tierra; el sol, el agua, las plantas, los frutos, etc. Todo lo que creó lo hizo bueno y perfecto, aún el hombre que Dios creó lo hizo perfecto, solo que el hombre se dañó. El hombre prefirió hacerle caso omiso a Dios, y por su culpa estamos viviendo los tiempos que estamos viviendo. Fue culpa del hombre por lo cual esta tierra a estado maldita. Es por su culpa que ocurren muchas cosas en este mundo; las enfermedades, los virus, asesinatos, abusos, y todo lo malo que puedas ver en esta tierra es por culpa del hombre. No es que Dios no tiene sentido en las cosas que pasa, sino que las cosas que pasan tienen sentido porque el hombre las ha provocado.

El Señor no se place ni se goza en ver las cosas que están sucediendo en este mundo. Pero su palabra se tiene que cumplir. Hoy día vivimos encerrados en nuestras casas porque un virus invisible nos amenaza. ¿Es culpa de Dios? No, es culpa de aquellos que, buscando un bienestar, causaron la tragedia que hoy ha tocado a millones de personas, y la vida de miles de gente. La diferencia aquí es que, el que es creyente mantiene la calma, y espera en el Señor. Su comida no falta, y su vida está en paz. Por otro lado, el alocado, el que no tiene al Señor, quiere lanzarse a la calle porque se desespera, el mundo lo llama, y no tiene control de sí mismo porque no está bajo el control de las manos del Señor.

La palabra se tiene que cumplir, y Dios tiene un plan para que todo se cumpla. Tal vez hoy no entendemos el porqué de las cosas, pero mañana lo veremos con más claridad. Solo deléitate en el Señor, vive para él, confía en él, y él se encargará de ti y de los tuyos.

Salmo 37:4-5 Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón. Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él; y él hará.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Paralítico de Betesda

La Caja Llena de Besos

Las Cuatro Velas