Entradas

Mostrando las entradas de abril, 2018

Cuando La Vida Nos Presenta su Cuenta

Imagen
Se cuenta de un abogado que vivió en Escocia que, en una ocasión, alquiló un caballo de un hombre pobre y tanto abusó del animal que éste murió. El hombre pobre insistió en que el abogado pagara por su caballo. El abogado no negó su responsabilidad y le dijo al hombre pobre que estaba dispuesto a pagar. - Pero - le dijo - en este momento estoy algo escaso de dinero y agradecería si me permitiera aplazar el pago.El pobre labrador, que era un hombre muy comprensivo, no tuvo inconveniente en dar al abogado un poco de tiempo para cumplir con su compromiso. Ante la insistencia del abogado de no poder pagar en tiempo muy cercano, el labrador le respondió que simplemente fijara él la fecha.

El Ratón Campesino y El Cortesano

Imagen
Un ratón campesino tenía por amigo a otro de la corte, y lo invitó a que fuese a comer a la campiña. Mas como sólo podía ofrecerle trigo y yerbajos, el ratón cortesano le dijo:  - ¿Sabes amigo, que llevas una vida de hormiga? En cambio, yo poseo bienes en abundancia. Ven conmigo y a tu disposición los tendrás. Partieron ambos para la corte. Mostró el ratón ciudadano a su amigo trigo y legumbres, higos y queso, frutas y miel. Maravillado el ratón campesino, bendecía a su amigo de todo corazón y renegaba de su mala suerte.

Rodeado, pero No Vencido

Imagen
Un modesto hombre, dueño de una tienda de ropas, se encontraba rodeado con la amenaza de que su tienda podría desaparecer. La tienda de una cadena nacional se había instalado allí y había adquirido todas las propiedades de su manzana. Este hombre muy particular se rehusó a vender. Por lo cual los nuevos competidores dijeron - “Muy bien, entonces construiremos a su alrededor y lo sacaremos del negocio”. Llegó el día cuando el pequeño comerciante se encontró encerrado, con una nueva tienda por departamentos rodeando por ambos lados a su pequeño negocio. Los cartelones de los grandes competidores anunciaban: “GRAN INAUGURACIÓN”. El comerciante puso un cartel a todo lo ancho de su pequeña tienda que decía: “ENTRADA PRINCIPAL”.