Entradas

Mostrando las entradas de abril, 2016

Cuando La Vida Nos Presenta su Cuenta

Imagen
Se cuenta de un abogado que vivió en Escocia que, en una ocasión, alquiló un caballo de un hombre pobre y tanto abusó del animal que éste murió. El hombre pobre insistió en que el abogado pagara por su caballo. El abogado no negó su responsabilidad y le dijo al hombre pobre que estaba dispuesto a pagar. - Pero - le dijo - en este momento estoy algo escaso de dinero y agradecería si me permitiera aplazar el pago.El pobre labrador, que era un hombre muy comprensivo, no tuvo inconveniente en dar al abogado un poco de tiempo para cumplir con su compromiso. Ante la insistencia del abogado de no poder pagar en tiempo muy cercano, el labrador le respondió que simplemente fijara él la fecha.

Papel Arrugado

Imagen
Esta persona tenía un carácter impulsivo, reventaba en cólera a la menor provocación.
La mayor parte de las veces, después de cada incidente, se sentía avergonzado y se esforzaba por consolar a quien había dañado.
Un día su consejero, quien lo vio dando excusas después de una explosión de ira, le entregó un papel liso, y le dijo – Estrújalo - asombrado, le obedeció e hizo una bola con el papel.

El Alacrán y la caridad

Imagen
Un maestro oriental que vio cómo un alacrán se estaba ahogando, decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el alacrán lo picó.
Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó, y el animal cayó al agua y de nuevo estaba ahogándose. El maestro intentó sacarlo otra vez, y otra vez el alacrán lo picó. Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo:
- Perdone, pero, usted es terco. ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua lo picará?

Seamos Ejemplo

Imagen
Un capellán se aproximó a un herido en medio del fragor de la batalla y le preguntó: – ¿Quieres que te lea la Biblia?Primero dame agua que tengo sed - dijo el herido. El capellán le convidó el último trago de su cantimplora, aunque sabía que no había más agua en kilómetros a la redonda.

La Mariposa Azul

Imagen
Había un viudo que vivía con sus dos hijas curiosas e inteligentes. Las niñas siempre hacían muchas preguntas a su padre. El padre sabía responder solo algunas de ellas. Como pretendía ofrecerles la mejor educación, mando a las niñas de vacaciones con un sabio que vivía en lo alto de una colina. El sabio siempre respondía todas las preguntas sin duda alguna.

Un Helado Para El Alma

Imagen
Esta mujer salió con su hijo, de dos años de edad, a comer a un restaurante. Cuando le llevaron la comida, su hijo le preguntó si podía orar por la comida antes de comer. Ambos inclinaron sus cabezas, y plegaron sus manos, y el niño dijo: – Dios es bueno, Dios es grande. Te doy gracias por los alimentos que vamos a comer y te agradecería aún más si mamá nos da helado como postre. Y que haya libertad y justicia para todos. Amén.