Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2015

Cuando La Vida Nos Presenta su Cuenta

Imagen
Se cuenta de un abogado que vivió en Escocia que, en una ocasión, alquiló un caballo de un hombre pobre y tanto abusó del animal que éste murió. El hombre pobre insistió en que el abogado pagara por su caballo. El abogado no negó su responsabilidad y le dijo al hombre pobre que estaba dispuesto a pagar. - Pero - le dijo - en este momento estoy algo escaso de dinero y agradecería si me permitiera aplazar el pago.El pobre labrador, que era un hombre muy comprensivo, no tuvo inconveniente en dar al abogado un poco de tiempo para cumplir con su compromiso. Ante la insistencia del abogado de no poder pagar en tiempo muy cercano, el labrador le respondió que simplemente fijara él la fecha.

Cuando Le Damos a Dios de Corazón

Imagen
Esta historia es de la vida real. Este fue un hombre que es recordado siempre y conocido en todas partes a nivel mundial por lo que hizo.

Hace muchos años un joven, llamado William, de 16 años fue forzado abandonar su casa por la pobreza que abundaba en su casa. Así que puso todo lo que le pertenecía en una bolsa y empezó su viaje hacia Nueva York con el deseo de realizar su sueño de comenzar una empresa de jabones para la salud personal.

Mejor Calla y Espera

Imagen
Benjamín Franklin aprendió que esparcir yeso en los campos haría crecer las cosas. Se lo dijo a sus vecinos, pero no le creyeron, argumentando que el yeso no ayudaría para nada al crecimiento del pasto ni del trigo.
Pasado un tiempo, que ya se habían olvidado del asunto, se fue al campo temprano en la siguiente primavera y sembró trigo.Cerca del camino, por donde los vecinos pasaban, trazó algunas letras con su dedo y puso yeso en ellas.

No Pierdas la paciencia

Imagen
En el mercado un hombre se percató de una señora que llevaba en su carrito de compras una pequeña niña de tres años de edad.Al pasar por la sección de las golosinas, la pequeña pidió unas galletitas.Su madre le dijo que no. La niña comenzó a quejarse y a hacer ruido, y la madre dijo tranquilamente:
-Por favor Mónica, no te enojes, ya estamos a mitad de camino y pronto terminaremos.

El Tazón de Madera

Imagen
Un hombre anciano se fue a vivir con su hijo, su nuera y su nieto de cuatro años. Ya las manos le temblaban, su vista se nublaba y sus pasos flaqueaban.

La familia completa comía junta en la mesa, pero las manos temblorosas y la vista enferma del anciano hacían el alimentarse un asunto difícil. Los guisantes caían de su cuchara al suelo, y cuando intentaba tomar el vaso, derramaba la leche sobre el mantel.